Cerrar
C/Alejandro Bell, 7-9, 50018, Zaragoza
976471219 - 636081224
Lunes a jueves de 8:00 a 20:00 h
Retólicas de los muertos

Una de estas historias cuenta cómo un joven, queriendo probar su valor ante sus amigos, se acercó en la noche de las ánimas a la puerta del cementerio. Sus ropas se engancharon entonces a un viejo clavo y fue tanto el temor que sintió pensando que algún alma perdida le había capturado que, sin percatarse de la realidad, murió de miedo.

Moraleja: El días de las Ánimas no te acerques al cementerio, es lugar prohibido para los vivos.

Sólo queda reflejar el saber popular a modo de copla:

“A las ánimas benditas

No se les cierra la puerta,

Se les dice que perdonen

Y ellas se van tan contentas”

En Aragón las calabazas encendidas sirven para guiar a las almas en su camino hacia la muerte; para que las almas no se pierdan y así no se queden para molestar a los vivos en un mundo que ya no les pertenece.

Agregar Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *