Cerrar
C/Alejandro Bell, 7-9, 50018, Zaragoza
976471219 - 636081224
Lunes a jueves de 8:00 a 20:00 h
El cementerio de Zaragoza

El Cementerio de Zaragoza se da por inaugurado en 1834 con la bendición del arzobispo de Zaragoza.

Su ubicación al sureste de Zaragoza, contando con la dirección habitual del cierzo fue una medida, también higiénico – sanitaria.

Inicialmente se gestionó conjuntamente por las parroquias y el Ayuntamiento, hasta que en 1868 asumió la administración exclusiva el ayuntamiento.

En 1883 se creó, como anexo, un espacio para enterramiento civil.

De 1936 a 1939 sus tapias fueron el lugar de fusilamiento de republicanos, cuyos cuerpos fueron enterrados en fosas comunes (exhumadas en 1980).

También debido a la Guerra Civil, se crearon tres espacios  nuevos, uno orientado hacia la Meca para dar sepultura a los musulmanes, otro para los italianos y un cementerio para alemanes.

Monumentos en el Cementerio de Zaragoza

1. Monumento a la Fosa Común

Autor:              José Bueno Gimeno.

Escultura de piedra de 2 metros de alto que muestra a dos hombres desnudos llevando el cadáver de un tercero también desnudo.

Realizada en 1918

No fue encargada por nadie, si no fruto de una propuesta popular gracias a donaciones canalizadas por el Heraldo de Aragón

Inaugurada el 15 de junio de 1919.

2. Monumento al Altar Patrio

Monumento franquista que se ubicó inicialmente en la Plaza del Pilar hasta que se trasladó al cementerio de Torrero.

Es un gran altar de hormigón armado revestido de sillería de piedra de la Puebla que corona una cruz de gran tamaño; en total la altura del monumento es de 21,5 metros con una anchura de 28,5 metros.

Autor: Ramiro Moya Blanco, Manuel Laviada, Luis Moya Blanco y Enrique Huidobro Pardo.

Inaugurado en 1953 con el nombre original: Monumento a los Héroes y Mártires de Nuestra Gloriosa Cruzada.

3. “A cuantos murieron por la libertad y la democracia 1936-1939 y postguerra”

Sencillo monumento, un monolito de granito de 196 cm. de altura que contiene la inscripción que da nombre al monumento.

Homenaje a todas las víctimas de la Guerra Civil.

Se inauguró el 1 de noviembre de 1980 a raíz de la exhumación de las fosas comunes de las víctimas republicanas de la Guerra Civil.

4. Ángel en oración – 1898

Obra de Dionisio Lasuén Ferrer

Escultura del panteón de la familia Matute Pérez.

Piedra caliza

Representa a un Ángel rezando con un rosario en la mano.

Una de las más antiguas representaciones escultóricas del cementerio.

En panteones:

El Silencio

Obra de Dionisio Lasuén Ferrer, 1904, en piedra caliza

En el panteón de Antonio Morón Lázaro.

Escultura alegórica del silencio. Representa una joven con el dedo índice sobre su boca, pidiendo silencio.

 

Dejando la tierra

Obra de Enrique Clarasó y Daudí, 1905

Panteón de la familia Ginés.

Escultura alegórica del alma de más de 2 metros de altura, elaborada en mármol y representa una mujer envuelta en paños, representación del alma dejando la tierra.

El tiempo

Obra de Enrique Clarasó y Daudí, 1907.

Panteón de las familias Gómez y Sancho.

Escultura de mármol de 2,25 m de altura, que consiste en un hombre anciano que porta un libro, el cual representa el tiempo que va pasando en las hojas del libro de la vida.

Busto de Miguel Fleta

Obra de Alberto Gómez Ascaso

En el panteón del tenor, busto de bronce que le representa en su edad adulta.

Se inaugura el 29 de mayo de 1999, con motivo de los actos de celebración del centenario de su nacimiento

 Personajes ilustres enterrados en el cementerio de Zaragoza

Agustín Alcaide Ibieca. (1778-1846). Famoso por su crónica de los Sitios de Zaragoza.
Pilar Bayona López de Ansó: (1897-1979). Pianista zaragozana.
Joaquín Costa: (1846-1911): Político, jurista, economista e historiador español.
Miguel Fleta: (1897-1938): Tenor aragonés.
Demetrio Galán Bergua: (1894-1970). Médico, humanista y periodista, gran estudioso del folclore de Aragón.
José Oto Royo: (1906-1961). Cantador de jota aragonesa.
Angel Sanz-Briz: (1910-1980). Llamado el Ángel de Budapest, diplomático español destinado durante la Segunda Guerra Mundial en Hungría. En 1944, actuando como embajador en Hungría para el gobierno de Francisco Franco salvó la vida de 5.200 judíos durante el Holocausto. Por estos hechos, fue reconocido por Israel como Justo entre las Naciones.

Agregar Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *